LA VIOLETA.

(1929)

 

 

Con el codo en la mesa mugrienta

Y la vista clavada en un sueño,

Piensa el tano Domingo Polenta

En el drama de su inmigración.

Y en la sucia cantina que canta

La nostalgia del viejo paese,

Desafina su ronca garganta

Ya curtida de vino carlón.

 

“¡E...! La Violeta, la va, la va, la va, la va...

La va sul campo che lei si sognaba

Ch´era su gigin, que guardándola staba...”

Él también busca su soñado bien

Desde aquel día, tan lejano ya,

Que con su carga de ilusión saliera

Como La Violeta que la va... la va...

 

Canzoneta de pago lejano

Que idealiza la sucia taberna,

Y que brilla en los ojos del tano

Con la perla de algún lagrimón...

La aprendió cuando vino con otros

Encerrado en la panza de un buque,

Y es con ella, metiendo batuque,

Que consuela su desilusión.

 

Gigín: término genovés equivalente al italiano “gingillino” : galanteador.

 

Letra : Nicolás Olivari

Música : Cátulo Castillo  (Ovidio Cátulo González Castillo)

 

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (sello Odeón N° 51.405) (19–09–1930)

Grabado por la orquesta de Aníbal Troilo con la voz de Jorge Casal.

Grabado por Roberto Goyeneche con acompañamiento de orquesta.

 

 

AtrásMenú Principal