LA ÚLTIMA

(1957)

 

 

Ya no puedo equivocarme, sos la última en mi vida

Y es la última moneda que me queda por jugar,

Si no gano tu cariño, la daré por bien perdida

Ya que nunca más la vida me permitirá ganar.

Te confieso deslumbrado, que no esperaba tal cosa

Ya están luciendo mis sienes, pinceladas de marfil,

Ya mi patio abandonado, no soñaba con la rosa

Y se realizó el milagro, con la última de abril.

 

Sos la última y espero, que me traigas la ternura

Esa que he buscado en tantas y que no pude encontrar,

Ya no quiero pasionismo, ni amorío, ni aventura

Yo te quiero compañera para ayudarme a luchar.

No me importa tu pasado, ni soy quién para juzgarte

Porque anduve a los sopapos con la vida yo también,

Además hay un motivo para quererte y cuidarte

Se adivina con mirarte, que no te han querido bien.

 

Fue por eso que te dije: ya no puedo equivocarme

Sos la última que llega a perfumar mi rincón,

Y esas gotas de rocío que no te dejan mirarme

Me están diciendo a las claras que alcancé tu corazón.

Pero si la mala suerte me acomoda el cachetazo

Con que siempre está amagando para hacerme fracasar,

No podré sobreponerme a este último fracaso

Y yo seré como un grillo, muerto al pié de tu rosal.

 

Letra : Julio Camilloni

Música : Antonio Blanco

 

Grabado por la orquesta de Aníbal Troilo con la voz de Ángel Cárdenas. (25–09–1957)

 

                       

A “Letras   A “Autor    Menú Principal