LA TANGO

 

 

Su vida fue del tango, estaba en ella

Su música sensual la conmovía,

Igual que la Morocha o la Mireya

Le confiaba sus penas y alegrías.

La calle, el cafetín, el baile turbio,

La ochava de la esquina, el viejo ciego,

Fueron su reino, el reino del suburbio

Maestro de Carriego, el soñador.

 

¡La tango!...

Fue reina y fue percal,

Su pureza de diosa sobre el fango

Nadie pudo manchar.

¡La tango!

Fue reina y fue percal,

Era una luna en el charco

Un tango y nada más.

 

¿Su nombre? ¿Para qué?, Dado al olvido,

Vaivén sin fin, mordaz, que el tiempo teje,

La sentirán así como ella ha sido

Filigrana y compás, ritual hereje.

Ella era así nomás, tango su vida,

Cantar de bandoneones por sus venas,

Una mujer jamás irredimida

Con su pasión, su llanto y su dolor.

 

Letra : Alberto Echagüe  (Osvaldo Juan de Dios Rodríguez Bonfanti)

Música : Irazal  (Carlos Ángel Lázzari)

 

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Alberto Echagüe.

 

                       

AtrásMenú Principal