LA REINA DEL TANGO   (I)

 

 

 

Flor de noche que al sordo fragor

Del champán descorchado triunfás,

Reina extraña que un juego de amor

Lentamente bailando trenzás.

Te sentís conmovida al danzar

Si un tango solloza el violín,

Y al girar por la sala bajás

Tus ojos azules cargados de splin.

 

Sos reina del tango

Florcita de histeria,

Bailando muy seria

Te veo pasar;

El tango te lleva

Dormida en sus brazos,

Y marca tus pasos

Con grave compás.

¡Ah, reina del tango!...

Tu andar es altivo,

Tu cuerpo adhesivo

Tu estampa triunfal;

Dramática y muda

Cruzás los salones,

Y a los bandoneones

Hacés suspirar.

 

El tanguear se te fue al corazón

Como un dulce secreto de amor,

Y es por eso que cuando bailás

Te trabaja una intensa emoción...

Divertite, no sigas así

Que esta vida muy pronto se va,

¡Ya una noche tendrás que bailar

el tango grotesco del juicio final!

 

Letra : Enrique Cadícamo  (Domingo Enrique Cadícamo)

Música : Rafael Iriarte  (Rafael Yorio)

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal