LA OFRENDA DEL TROVERO

(vals)

 

 

Cuando en las madrugadas, las brisas mañaneras

Te traen las armonías de una vieja canción,

Igual que las glicinas de las enredaderas

Yo estoy en tu ventana temblando de emoción.

Es que tengo en mis manos un ramo perfumado

De flores que he juntado tan sólo para ti,

Para que todas ellas te cuenten afanosas

Las horas venturosas que a tu lado viví.

 

Te traje margaritas, claveles, azucenas,

Acacias y verbenas, jacintos, mirasol,

Camelias, amapolas, campánulas, violetas,

Geranios y mosquetas, narcisos y cedrón.

Te traje tulipanes, fresias y marimoñas,

Diamelas y magnolias, pensamientos, azahar,

Achiras, crisantemos, orquídeas blancas, rosas,

Y la flor misteriosa que da el mburucuyá.

 

Mañana en tu ventana encontrarás las flores

Que mis tiernos amores te dejan con fervor,

Y cuando las contemples, no olvides, bienamada

Que bajo tu mirada latiendo está mi amor.

Asómate y escucha, en medio de esta calma

La dicha que mi alma te ha querido expresar,

Asómate, bien mío, asómate que quiero

Que escuches al trovero que te vino a cantar.

 

Letra y música : Alberto Hilarión Acuña

 

Grabado por Alberto Margal con acompañamiento de guitarras. (sello Odeón, 29-11-1955)

 

(partitura editada el 10-09-1937)

 

 

AtrásMenú Principal