LA MARCHA NUPCIAL

 

 

 

Recitado:

Drama real es éste que en verso rememoro

Al oír los compases de la Marcha Nupcial,

Mientras Cupido llora sobre un bolsón de oro

Un alma ve esfumarse su fe sentimental.

Ensueños ahogados en torpe ambición...

Triunfo del oro sobre el corazón...!

 

Te vi salir del templo con tu flamante esposo

Envuelta en los acordes de la Marcha Nupcial,

Un resplandor de dicha te iluminaba el rostro

El porte de una reina lucías al andar...!

En mi redor las gentes comentaban tu belleza

Yo sentí mi herido pecho estrecharse de emoción,

Me daba vueltas la cabeza...

¡Y era la angustia del corazón!

 

¡Dulce tiempo que estás a la distancia!

¡Cuántas ilusiones! ¡Cuántos juramentos! 

Tus palabras, tus risas, tu fragancia...

¡Castillos de esperanzas barridos por el viento!

Yo era pobre... soñador... ebrio de luna...

¡No pude ofrecerte más bien que mi ternura!

Vos echaste a una balanza tu hermosura

Y el dinero del otro pesó más...!

 

En lágrimas secretas se ahogan mis reproches

Oyendo el homenaje de la Marcha Nupcial,

Miré partir tu coche, que se perdió en la noche

Y huí... con mi doliente... profunda soledad...

El eco de la Marcha se adentró hasta lo más hondo

De mi ser... Y aquella noche –febril noche de obsesión-

Sonó con ritmo de responso

Sobre el cadáver de mi ilusión...!

 

Letra : Armando J. Tagini  (Armando José María Tagini)

Música : Juan V. Clauso  (Venancio Juan Pedro Clauso)

 

Grabado por la orquesta de Rodolfo Biagi con la voz de Jorge Ortiz.

 

                       

AtrásMenú Principal