LA FULANA

(milonga)  (1956)

 

 

Tal vez, por ser afortunao en el querer

No he sido desconfiao pa´ la mujer,

Siempre supe entreverarme, sin complicarme

Y al fin largué.

La fui de mozo vivo y rompedor

Mientras duró el jueguito ligador,

Pero la última fulana...

Me adelantó el reloj.

 

La vi pasar y me enredé

En la armonía de su andar,

¡Qué monumento el churro aquel!

¡Qué calidad!

Nunca creí, pobre de mí

Que esa fulana fuera mi fin,

Cuando mi orgullo de varón

Entró en el juego de plantones y de ruegos

Que ella lo esquivaba así:

¡Que no puedo! ¡Que quién sabe!

¡Que esta noche! ¡Que mañana!

La cuestión que la fulana

Me dio el dulce y lo mordí.

 

Ya ven

Que aquel mocito taura y rompedor

Hoy es un convencido yugador,

Bien calladito y conforme

Con su uniforme de changador.

La pinta es puro grupo y nada más

Hay que vivir en serio y trabajar,

Y buscar a la fulana

Que a uno lo haga cambiar.

 

Letra y música : Alberto Mastra  (Alberto Hilario Mastracusa) y Carusito  (Luis Rafael Caruso)

 

Grabada por Ángel Vargas con el acompañamiento de la orquesta de Edelmiro D´Amario. (30–08–1957)

Grabada por Jorge Vidal con acompañamiento de guitarras.

Grabada por la orquesta de José Basso con la voz de Floreal Ruiz.

 

                       

AtrásMenú Principal