LA CONCIENCIA

 

 

 

El hombre siempre habla del daño que le han hecho

Lo cuenta, lo recuerda con desesperación,

Él tuvo un mal cariño que desangró su pecho,

Él tuvo un mal amigo que lo vendió a traición.

 

El hombre siempre olvida, el mal que ha realizado,

Las penas que ha causado, y el bien que recibió,

Él grita la injusticia como un desesperado

Pero decirle al mundo sus propias culpas, ¡No!

 

Conciencia...

La conciencia es la que dicta,

La que manda, la que grita,

La que dice la verdad.

Conciencia...

Lo demás solo es palabra

Cuando la conciencia habla

Es mentira lo demás.

La palabra es un disfraz

Para que las almas “puras”

Muestren siempre sus ternuras

Pero su infamia, jamás.

 

Frente a ella me declaro, un pecador eterno,

Porque pedí más veces, amor de lo que di,

Porque sentí cansancio de estar junto al enfermo

Que cuando yo lo estuve, no se cansó de mí.

 

Porque frente al peligro, pensé salvar mi vida,

Las horas de esta vida que Dios nos regaló,

Y frente a los heridos, me contemplé mi herida,

Como si lo importante del mundo, fuera yo.

 

 

Letra : Manolo Barros  (Manuel Barros)

Música : Emilio Balcarce  (Emilio Juan Sitano)

 

Grabado por Miguel Montero con acompañamiento de la orquesta de José Libertella.

 

 

A “Letras”     A “Autor”    Menú Principal