JULIÁN

 

 

 

Yo tenía un amorcito

Que me dejó abandonada,

Y en mis horas de tristeza

Lo recuerdo con el alma.

Era un tigre para el tango

Y envidia del cabaret,

Pero un día, traicionero

Tras de otra se me fue.

 

Por qué me dejaste

Mi lindo Julián,

Tu nena se muere

De pena y afán.

En aquel cuartito

Nadie más entró

Y paso las noches

Llorando tu amor.

Amor que fingiste

Hasta que caí,

Con besos me hiciste

Llorar y reír.

Y desde aquel día

Mi lindo Julián,

No tengo alegría

Me muero de afán.

 

Negro,

Cómo extraño tus caricias,

Tus mimos y tus sonrisas.

Dame,

De nuevo tu corazón,

Y he de pagarte contenta

Con mil besos de pasión.

 

Negro,

Yo nunca podré olvidarte

Y siempre sabré esperarte.

Piensa,

En el nido abandonado

Un corazón destrozado

Sólo puede perdonar.

 

Yo tenía un amorcito

Que era envidia del Pigall,

Era un tigre para el tango

Y se llamaba Julián.

Pero un día, entusiasmado

Por una loca ilusión,

Dejó el nido abandonado

Destrozó mi corazón.

 

Letra : José Luis Panizza

Música : Edgardo Donato  (Edgardo Felipe Valerio Donato)

 

Grabado por la orquesta de Osvaldo Fresedo con la voz de Blanca Mooney.

 

 

AtrásMenú Principal