ÍNTIMO     

(vals)

 

 

A ti, muchacha, que me escuchas, yo te canto

Y luego dime si este sueño no has tenido,

Tú, que una vez por un amor habrás sufrido

Comprenderás el por qué de mi canción.

Cuando dejabas la niñez, amaste a un hombre

A quien jamás has vuelto a ver desde aquel día,

Que con sonrisas, él te dijo: “Serás mía”...

Y con sonrisas dijo: “Adiós”... y no volvió.

 

“Gracias, amada, por haber podido amarte”

Dice una carta que conservas con tus penas,

Entre las hojas de aquel libro de poemas

Donde descansa una rosa que murió.

Hoy ya perdido entre la bruma de los años

Su imagen vive en tu mente, tan brillante,

Tan luminosa como el día distante

Que por tu lado ha pasado y se perdió.

 

A ti, muchacha, que me escuchas, yo te canto

Y te pregunto si este sueño no has tenido,

Sé que una vez, por amor mucho has sufrido

Por eso quiero dedicarte mi canción.

Amaste a un hombre, que ha pasado por tu lado

Un ser que nunca retornó desde aquel día,

Que te ha mentido cuando dijo: “Serás mía”...

Y con sonrisas dijo: “Adiós”... y no volvió.

 

Letra : Antonio Cantó

Música : Francisco Fiorentino

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal