IL PÍCCOLO NAVÍO

 

 

 

“Chera una volta, un píccolo navío

Che non poteva, non poteva navegar :

Así cantaba

A golpes de martillo,

Un fuerte obrero

Sin dejar de suspirar.

Y mientras trabajaba

Su semblante reflejaba,

Que sufría

El más profundo dolor.

Pero es que a su pesar

No podía olvidar,

A la mujer ingrata

Que aún amaba.

 

Tuvo amor a una mujer

Y le dio su corazón,

Y ella no supo corresponder

Como debía ser, a esa pasión.

Frágil fue con él, la infiel

Como un barco de papel,

Del día que la infeliz

Lo abandonó

Él cantaba así:

 

“Chera una volta, un píccolo navío

Che non poteva, non poteva navegar” :

 

Y pretendió
Salir al mar bravío,
Desdeñando
El dulce puerto del hogar.
Y un buen día
Engañada,
Mar afuera
Por la corriente arrastrada.
Fue por otro timonel
Que pronto se cansó,
Y a la pobre dejó
Perdida en medio de la marejada.

 

En las aguas del placer

Ella quiso navegar,

Y cual un barquito de papel

La pobre no tardó en naufragar.

Y por eso sin cesar

Él cantaba su dolor,

Porque no podía olvidar

A la que fue su gran pasión.

 

Letra : Juan Andrés Caruso

Música : Luis Riccardi

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal