HOLLÍN

 

 

 

El hombre a quien amaba con gran pasión

Que nunca me hubo comprendido,

Se fue riendo de la pena y amor

De hollín, la pobre mujer

Que piensa siempre en él.

Lo llora en sueño y lo ve en su dolor

De vuelta al nido del querer,

Que antes él dejó, siguiendo una flor

Ya marchita del placer.

 

¡Ay, hollín! Me cantaba entre las rosas

Anhelo estar a tu lado, siempre así,

Y entre abrazos y frases muy hermosas

Daba su alma y vida para mí.

¡Ay, hollín! Suspiraba otras veces

Ya no te irás de mi lado nunca más,

Viviremos juntitos muy felices

Porque yo nunca te podré olvidar.

 

Cenizas quedan de aquel amor

Virtud que el malo ha despreciado,

Y es tanto lo que sufre mi corazón

Que bien quisiera poder

Olvidar mi pasión.

Alguna vez, si él volviese a mí

Cansada, le he de repetir,

Que de los ardientes amores

No queda ya más

Que un pobre hollín.

 

Letra : Amadeo Héctor Canale

Música : José María Rizzuti

 

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (sello Odeón Nº 18.109)

 

 

AtrásMenú Principal