ESCUELA DE TANGO

 

 

Soy aquel que conocieron, bailarín de los mejores

Cuando el tango era una “ciencia” muy difícil de aprobar,

Con un “ocho” no alcanzaba pa´ rendir el “suficiente”

En el “aula” embaldosada de algún patio de arrabal.

De esa escuela milonguera, nació el tango abacanado

De polaina, gacho y lengue, fue a coparse la ciudad,

Si hasta la calle Corrientes ensanchó bien sus pulmones

Al oler agua florida y frescura de percal.

 

Tiempo de escuela de tango

En los barrios orilleros,

Un “dos por cuatro” silbado

Bajo un farol esquinero.

Corralón... Patio... Parrales...

Son postales de otros tiempos,

Pero al compás de los fueyes

Late el alma del porteño.

Dame cancha Buenos Aires

¡Que el tango vuelve triunfal!

 

Vos pebete de esta hornada, tan alegre y bullanguera

Que ignorás el Buenos Aires, de antes de la diagonal,

Arrimate un cacho al viejo y pedile que te diga

Que hay de cierto en lo que cuentan los porteños de verdad.

Y después que te lo explique yo me juego la cabeza

Que en el nuevo “dos por cuatro” vos también te anotarás,

Pa´ que nunca se nos pierda esa historia tan querida

Con olor a agua florida y frescura de percal...!

 

Letra : Julio Gutiérrez Martín  (Julio César Gutiérrez)

Música : Riel  (León Lipesker)

 

Grabado por Miguel Montero con el acompañamiento de la orquesta de José Libertella.

 

 

AtrásMenú Principal