ES LA ÚNICA VERDAD

 

 

Estoy aquí en mi casa

Mis hijos juegan y me llaman...

Nadie sabe de este horrible torbellino

Que hay en mí.

Mi alma, pobre alma destrozada

Sufre, llora y se desangra

Y aunque estoy, no estoy aquí.

Me besa mi mujer, a quien no beso,

Porque son tuyos mis besos

Como tuya es mi pasión.

Sin embargo, ayer tarde, he resuelto

Solamente por mis hijos,

Alejarme de tu amor.

 

Mis hijos, siempre, siempre mis hijos

Son tan chicos, pobrecitos,

No, no puedo abandonarlos.

Y aunque sé que necesito

De tu amor idolatrado,

Yo prefiero este suplicio

A tener que avergonzarlos.

¡Te quiero! ¡Pero más quiero a mis hijos!

Recién llego a comprenderlo...

¡Es la única verdad!

 

Qué triste es vivir así, muriendo

Junto a quien ya no queremos,

Escondiendo la verdad.

Y todo resignamos por los hijos

Que nos llama a razonar.

No te engaño, no, mi amor

No fue capricho,

No cambié ni soy distinto

Yo te quiero siempre igual.

 

Letra : Enrique Lary  (Enrique Lary Storch)

Música : Ángel Condercuri  (Ángel Félix Condercuri)

 

Grabado por Argentino Ledesma con el acompañamiento de la orquesta de Jorge Dragone.

 

 

AtrásMenú Principal