DOS COBARDES

 

 

Nuestros pasos se cruzaron en la esquina del fracaso

Al mirarnos tan vencidos, nos tuvimos compasión,

Mis harapos y tus trapos, mi tristeza y tu cansancio

Eran restos de un naufragio, un pedazo de dolor...

Disfrazando sentimientos inventamos un cariño

Era el miedo de estar solos sin ninguna salvación,

Cada beso era un suplicio, un martirio y un cilicio

Era el necio y justo precio por burlarnos del amor.

 

Dos cobardes...

Dos cobardes que mentimos,

Eso somos y eso fuimos

Dos cobardes, nada más.

Dos cobardes...

Con el alma ya sin sueños,

Amarrados al infierno

De una eterna soledad.

Dos cobardes...

Que jamás podrán amarse,

Que hasta esquivan de mirarse

Para no echarse a llorar.

 

Yo sé bien que cualquier noche, sin reproche, mansamente

Ya cansados, destrozados de este drama soportar,

Nos iremos, sin palabras, por caminos diferentes

Y tal vez ya nunca, nos volvamos a encontrar...

Puede ser que Dios se apiade de este enorme sufrimiento

Y en la cruz de alguna esquina encontremos el amor,

Y en el sol de alguna boca se disipen las neblinas

Y florezca entre las ruinas el milagro de una flor.

 

Letra : Merlo ó Reinaldo Yiso  (Reinaldo Ghiso)

Música : Luis Nicolás Visca

 

 

AtrásMenú Principal