DOBLE CASTIGO

 

 

 

Desfile obsesionante de recuerdos que al pasar 
Me acusan en mi noche infame,
Las manos que se abrieron suplicantes
Y el triste llanto de mi pobre madre.
Rodé en la vida, sin saber por qué,
Pagué mis culpas con mi libertad,
Y hoy un remordimiento que me acosa
Se une al cruel, tormento de mi soledad.
 
Ya van diez años, nada más,
Diez años largos de esperar,
Tras estas rejas implacables,
Que ahogan todo afán de libertad.
Ya no me importa nada más
No hay quién espere mi regreso,
Ya para el mundo soy un muerto
Porque la que esperaba, no vive más.
 
Las cartas que mi madre me mandaba cada mes
Dejaron de llegar un día,
Las mías, retornaban sin respuesta
Y ya no tuvo más valor ni vida.
Lloré en la celda por primera vez,
Besé el retrato amado con fervor,
Entonces, un presidio, del que nunca más saldré
Se abrió para mi corazón...

 

Letra : Carlos Bahr  (Carlos Andrés Bahr)

Música : Elías Randal  (Elías Rubistein)

                                                   

Grabado por la orquesta de Horacio Salgán con la voz de Ángel Díaz.

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal