DIOS TE SALVE M´ HIJO

(1933)

 

 

El pueblito estaba lleno de personas forasteras,

Los caudillos desplegaban lo más rudo de su acción,

Arengando a los paisanos a ganar las elecciones

Por la plata, por el voto, por la tumba o el facón.

Y al instante que cruzaban desfilando los contrarios

Un paisano gritó: ¡Viva! y al caudillo mencionó...

Y los otros respondieron sepultando sus puñales

En el cuerpo valeroso del paisano que gritó.

 

Un viejito, lentamente, se quitó el sombrero negro

Estiró las piernas tibias del paisano que cayó,

Lo besó con toda su alma, puso un Cristo entre sus dedos

Y goteando lagrimones entre dientes murmuró:

“ ¡Pobre m´ hijo, quién diría, que por noble y por valiente

pagaría con su vida el sostén de una opinión!

Cha, por no hacerme caso m´ hijo, se lo dije tantas veces

No haga juicio a los discursos del patrón ni del dotor.”

 

Hace frío, ¿verdá m´ hijo?, ya se está poniendo duro

Tápese con este poncho y pa´ siempre lleveló,

Es el mesmo poncho pampa que en su cuna cuando chico,

Muchas veces hijo mío... muchas veces lo tapó...

Yo viá´ dir al camposanto y a la par de su agüelita,

Con su daga y con mis uñas una fosa voy a abrir,

Y a su pobre madrecita; a su pobre madrecita

Le diré que usté se ha ido... y muy pronto va´ venir.

 

A las doce de la noche, llegó el viejo a su ranchito

Y con mucho disimulo a su vieja acarició...

Y le dijo tiernamente: “Su cachorro se ha ido lejos,

se arregló con una tropa, le di el poncho y me besó.

Y áura, vieja, por las dudas, como el viaje es algo largo

Priéndale unas cuántas velas, por si acaso, nada más...

Arrodíyese y le reza, pa´ que Dios no lo abandone

Y suplique por las almas que precisan luz y paz.”

 

Letra : Luis Acosta García

Música : Magaldi – Noda

 

Grabado por Agustín Magaldi con acompañamiento de guitarras. (11–05–1933)

Grabado por Julio Sosa con el acompañamiento de la orquesta de Leopoldo Federico.

 

 

AtrásMenú Principal