DESPUÉS DE ESTA CANCIÓN

 

 

 

Fue todo inevitable lo que aconteció,
Primero fue el encuentro y después su adiós,
Su olvido resentido que no perdonó
Después, con su recuerdo inevitable mi canción...
Y es la canción del hombre que no supo odiar
Que llora lo perdido, pero sin rencor,
Del hombre que ya nunca, nunca más la ha de nombrar
Después de esta canción de amor.
 
Decile adiós... mi bandoneón...
Decime adiós... a mí también...
Ya que después, mi canción se irá conmigo
Para morir silenciosa en el olvido.
Ya que después, no habrá nada entre nosotros
Su alma y mi alma se distanciarán...
Decile adiós... mi bandoneón...
Decime adiós... a mí también...
Te dejaré tirado en un rincón,
Como a mi corazón
Después de esta canción.
 
Fue todo presentido lo que aconteció,
La lluvia de esa tarde me lo anticipó,
Su beso triste y frío no era para mí
Después, esta tristeza que yo nunca conocí...
Y ya que nuestra historia tuvo tal final,
Inevitablemente, me la nombrarás,
No quiero su recuerdo ni tu llanto, bandoneón
Después de esta canción de adiós.

 

Letra : Julio Camilloni

Música : José Dames

 

Grabado por Julio Sosa con el acompañamiento de la orquesta de Leopoldo Federico.

 

 

A “Letras”   A “Autor”    Menú Principal