DEJAME VIVIR MI VIDA

 

 

 

No me busques, te lo ruego, ya no quiero atar mi suerte

Si he nacido pa´ andar solo, con destino de gorrión,

Si supieras qué tranquilo, que me siento así al no verte

Casi, casi pensarías, que no tengo corazón.

Sin embargo te he brindado, lo mejor que pude darte

De mi nido hice una jaula, donde preso te adoré,

Y en las horas calaveras, que tenía de descarte

Ni soñé con reemplazarte, siempre fuiste mi mujer.

 

Dejame, vivir la vida

Que por mi bien o mi mal,

¡Ya no me importa que llames,

me persigas o que clames

con tinte sentimental!

Dejame seguir la suerte

Del jilguero o del gorrión,

Para lo nuestro ya es tarde,

Que digan que soy cobarde,

Que digan que soy cobarde,

Me gusta ser como soy.

 

Desde pibe, anduve solo, bien sabés cómo yo he sido,

Sin embargo me amargaste, como nadie me amargó,

Es por eso que la puerta de mi cárcel y tu nido

Desde el día en que te fuiste, para nadie más se abrió.

¡No me busques!, es inútil, no estoy hecho pa´ achicarme

En las buenas y en las malas, contra todo me curtí,

Quiera Dios que nunca tengas, que volver a precisarme

Porque el día en que eso ocurra, soy hombre y sabré cumplir.

 

Letra : Roberto Giménez  (Earle Fernández Giménez)

Música : Roberto Rufino

 

Grabado por la orquesta de Francisco Rotundo con la voz de Enrique Campos.

 

 

AtrásMenú Principal