DÉJAME AMARTE AUNQUE SEA UN DÍA

(vals)

 

 

¿De dónde vino esta alegría de vivir?

¿De dónde surge este deseo de cantar?

¿Por qué entreveo luminoso el porvenir?

¿Por qué en mi pecho el corazón siento vibrar?

Es el milagro de tu amor embriagador

Que ha disipado toda sombra de dolor...

Y pone rosas en mi camino

Y un peregrino

Y sutil fulgor...

 

Mañana lloraré tal vez

La dicha y el placer de hoy...

Pues bien sé que riendo y llorando

Se vive el amor...

Los celos clavarán en mí,

Su flecha cruel y ya sin fe

He de sentir sangrar

Mi corazón por ti...

 

Por eso aquí, junto a tu pecho he de cantar

Y he de besar para olvidar, tu boca en flor...

Ebria de amor, quiero en tus brazos desmayar

Que puede ser frágil y breve nuestro ardor...

Amemos hoy... Un alma hagamos de las dos

Ríe y no pienses en la hora del adiós...

Déjame amarte auque sea un día

Que esta alegría

Nos acerca a Dios!...

 

Letra : V. Juan Clauso  (Venancio Juan Pedro Clauso)

Música : Ernestina Lecuona

 

Grabado por la orquesta de Rodolfo Biagi con la voz de Andrés Falgás.

 

(partitura edición 1944)

 

                       

AtrásMenú Principal