DE PURO GUAPO    (I)

 

 

 

A los conciertos que dan los fuelles

Protestadores en sus gemidos,

Se están luciendo con sus quebradas

Los compadrones en el lugar.

Y las chirusas endomingadas

En sus miradas tienen el brillo,

De la alegría que ha derramado

El tango rante y sentimental.

 

En medio del conventillo

Se ha parado un compadrito,

Que contempla de hito en hito

Toda la gente en su excitación.

Nada le importa que allí se baile

Él a bailar no ha venido,

Busca a aquella que lo ha herido

En medio del corazón.

 

Y cuando encuentra a la traicionera

A la ladrona de su ilusión,

La mano crispa con ansia fiera

Sobre la masa de su facón.

Y como un tigre sobre su presa

Salta ligero y asesta un tajo,

Que roja marca deja sangrando

Y el tango muere en el bandoneón.

 

Y luego, sin darse prisa

Apartando a los curiosos,

Se retira receloso

Ante un murmullo de admiración.

Pero apenas dio algunos pasos

Se volvió y con arrebato,

Les gritó de puro guapo:

“Me he cobrado su traición”

 

Letra : Juan Carlos Fernández Díaz

Música : Rafael Iriarte  (Rafael Yorio)

 

 

AtrásMenú Principal