CUANDO LLORA LA MILONGA

 

 

 

Sollozó el bandoneón

Congojas que se van

Con el anochecer.

Y como un corazón

El hueco de un zaguán,

Recoge la oración

Que triste dice, fiel mujer.

 

Lloró la milonga

Su antigua pasión,

Parece que ruega

Consuelo y perdón.

La sombra cruzó

Por el arrabal,

Aquel que a la muerte

Jugó su puñal.

Dos viejos unidos

En un callejón

Elevan las manos

Por su salvación.

Y todo el suburbio

Con dolor

Evoca un hondo

Drama de amor.

 

Conmovió al arrabal

Con largo estremecer

El toque de oración.

Dolor sentimental

Embarga a la mujer,

En tanto el bandoneón

La historia reza, de un querer.

 

Letra : Luis Mario  (o Mario Castro, seudónimos de María Luisa Carnelli)

Música : Juan De Dios Filiberto  (Oscar Juan de Dios Filiberto)

 

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Héctor Millán.

 

 

AtrásMenú Principal