CORDÓN DE ORO

 

 

 

Gallarda y bella cual la primavera
Gentil vestía siempre de ese modo,
Luciendo altiva, un cordón de oro
Sobre su pecho, cual un galardón.
Era la envidia de todas las chicas
Y la admirada de todos los mozos,
Quienes al verla, cual alborozo
Se disputaban su corazón.
 
Era de cabellos rubios
Y sus ojos negros tentaban mirar,
Que más de uno, morir por ellos
Se dispusieron por ser tan bellos.
Era tan linda y hermosa
Que en esa barriada no había cantor,
Que no llegase a su ventana
Para cantarle su ensoñación.

 

Mas a ninguno de esos trovadores
Oyó sus ruegos, ni sus pretensiones,
Y los piropos de los soñadores
Pues se esfumaban cual una ilusión.
Y en el recuerdo de los pretendientes
Se cruza a veces esa imagen bella,
Que fulgurara, cual una estrella
La estrella amada, que se extinguió.

 

Letra : José Fernández Perrusine  (José Fernández)

Música : Carlos Posadas

 

(partitura edición 1944)

 

                              

AtrásMenú Principal