CON ALMA DE TANGO

 

 

 

Yo soy el alma misma de mi tango

Cargado de rencor y desengaños,

Amargo en su decir y en su emoción

Amargo, como mi dolor.

Yo soy el alma misma de mi tango

Cansado en su compás tristón,

Dolor de cerrazón,

Canción de tarde gris

En las penumbras de mi corazón.

 

Vacía se ha quedado ya mi copa

Que el vino del recuerdo ha de llenar,

La espero febrilmente como ayer

La busco con mi inútil ansiedad.

Mi beso se quebró en la copa

Mi beso, que soñó su boca,

Su boca que mintió y dejó

En mi soledad, su burla de amor.

 

Yo fui como un torrente de ternuras

Y hoy soy una emoción sin esperanzas,

Puñado de cenizas sin calor

Que un viento de turbión llevó.

Yo soy el alma misma de este tango

Quebrado en su rodar sin fin,

Dolor de cerrazón,

Que trae desde el confín

Los mil recuerdos, de la tarde gris.

 

Letra : Carlos Waiss

Música : Juan D´Arienzo

 

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Armando Laborde.

 

 

A “Letras   A “Autor    Menú Principal