CHAMPAGNE TANGÓ

(c. 1914)

 

 

 

Se acabaron esas minas

Que nunca la protestaban,

Sin morfar se conformaban

Aunque picara el buyón.

Vivían así en un cotorro

Pasando vida fulera,

En una pobre catrera

Que le faltaba el colchón.

 

Cuántas veces un mate amargo

El estómago engrupía,

Y pasaban noche y día

Sin tener ni qué morfar.

La catrera era el consuelo

En las horas de amargura

Que, culpa ´e la mishiadura

Se tuvieron que espiantar.

 

Esas minas veteranas

Que siempre se conformaban,

Con lo que el choma les daba

Si era choma de verdad.

Hoy sólo quieren vestidos

Y riquísimas alhajas,

Coches de capota baja

Pa´ pasear por la ciudá.

 

Nadie quiere el conventillo

Ni ser pobre costurera,

Ni tampoco andar fulera...

Sólo quieren aparentar.

Ser querida de un fulano

Y que tenga mucho vento,

Le alquile un departamento

Y la lleve p´al “Pigal”.

 

Tener un coche, tener mucama

Muchos zapatos y gran “chapó”

Para las farras, un gigoló,

Pieza alfombrada, de gran parada,

Tener un piano... ¡Y qué sé yo!

Y así... de esta manera

En donde quiera

Champán tangó.

 

Letra : Nicolás Rancales

Música : Manuel Gregorio Aróztegui

 

Esta letra figura en la revista “Cantando” Nº 180 del 13-09-1960, la que con algunas diferencias

aparece bajo el título de “Amores viejos” firmada por Pascual Contursi y Enrique Delfino, en la revista “Cancionero” del 20-10-1977.

 

 

AtrásMenú Principal