TIERRA ADENTRO

 

 

 

Entre el chal de cerrazón. Celeste gris

Cinchan los rayos del sol, pa´ dar matiz,

Por un reflejo que abrió desde un costao

Se ve la estampa de un ser que va montao.

Varios paisanos se agachan, pa´ vichar

Naide se anima a chistar,

Y los perros, achuchaos por la impresión

Reculan mudos pa´l galpón.

 

Va al tun tun, como alocao

Ya no encuentra dirección,

Como duende que ha pecao,

Camina a paso errao

Sin miras de perdón.

Hasta su pingo, al andar

Lleva un peso en el fiador,

Se me antoja que al pasar,

Se agacha pa´ ocultar

Que arrastra algún dolor.

 

Para y baja el recao

Fuma, mascando el cigarro,

Y como hablándole al barro

Se queda un rato envarao.

Se hinca, saca el facón

Pa´ darle un beso a la cruz,

Quién sabe si pide luz

O pide más cerrazón.

 

Cuentan que en una ocasión, una mujer

Dio su palabra de honor a su querer,

Y cuando el gaucho creyó formalizao

Su lindo nido de amor, se vio engañao.

Como buen gaucho, huyó pa´ no matar

Por la vergüenza de andar,

Con las manchas del pecao en su facón

Pa´ dar ejemplo de varón.

 

Letra : Atilio Supparo

Música : Julio De Caro

 

 

(colaboración enviada (letra) desde la ROU, por el amigo CésarElEmperador. 04-2018)

 

 

AtrásMenú Principal