CONSEJO DE VIEJO

 

 

 

Vos hermano me decías que querrías con cariño

A una linda muchachita más bonita que una flor,

Que sus ojos azulados era el dios de tu destino

Y sus labios sonrojados fueron causa de tu amor.

Dando dique me contaste que sus labios te besaron

Y el mirar de sus ojazos sólo el dueño fuiste vos,

Por lo visto esa boca y esos ojos te engañaron

Porque oigo que maldices esa flor que fue tu dios.

 

Si la moza te ha dejado

Olvidá su proceder,

O si sos un desdichado

No lo des a comprender.

Demostrá la clase, hermano

Esa noble condición,

Que en todo desengaño

La emplea el buen varón.

 

Tomá nota del consejo que de un viejo recibiera

Una noche que yo ciego le contara mi dolor,

Que me dijo, vea mozo, por tan poco desespera

Si su china se ha burlado no le guarde más rencor.

Desde entonces yo hermano, soy más manso que un cordero

En cuestiones de amoríos cuando entro a recordar,

El consejo de aquel viejo que me fuera tan sincero

Porque veo sus razones que no son para dudar.

 

Letra y música : Roberto Fernández

 

 

(colaboración enviada (letra) desde la ROU, por el amigo CésarElEmperador. 04-2018)

 

 

AtrásMenú Principal