ZITARROSA, EL ORIENTAL

(milonga)

 

 

Un violín se lamenta en bemoles,

Una cuerda se ha roto en su alma,

Y la herida no encuentra retorno

A la voz del poeta, que alada,

Se llevó el corazón en su canto

Quedó el eco, canción desgarrada.

 

Cabalgando en la magia del aire

Se llevó todo el viento Oriental.

Hoy candombe y queja, no olvidan

Todo es recordar, recordar...

Su figura, guitarra y destino

La alegría del canto final,

Será sombra que vive en el pecho

Y otros labios vuelven a entonar.

 

Payador de amores y sueños

Nos pintaba la historia encarnada,

De un botija o de una vecina,

Del  pueblo que tanto lo amaba.

Aun persiste en el cielo, los sones

Y en ocasos, sus tiernas baladas.

 

Letra : Haidé Daibán

Música : Quique Rassetto  (Enrique Walfrido Rassetto)

 

Dedicada al cantor uruguayo Alfredo Zitarrosa. (10-03-1936 --- 17-01-1989)

 

Grabada por Estela Bonnet con acompañamiento de conjunto.

 

 

(colaboración enviada (letra) por su autora, la amiga Haidé Daibán. 01-2016)

 

 

AtrásMenú Principal