¡ YUANÍN !

 

 

 

La vida es un problema de raras soluciones

Mas yo de tanto andarla, saqué por conclusión,

Que para resolverla, hay que tener galones

De sabio, o en los sesos un poco de razón.

Vivir cualquiera vive, ya sea rana o sonso

El caso está en vivirla sabiendo aprovechar,

La luz de los consejos, que tras algún responso

Al hijo calavera, los viejos saben dar...!

 

¡Yuanín!, No vengas tarde

La vieja me decía,

Mirá, la noche es fría

Y puede hacerte mal.

Y yo como un otario

Sin atender sus ruegos,

Seguí quemando el fuego

De mi ansiedad fatal.

Pero pronto terminaron

Los amigos, las mujeres,

Las garufas y placeres

Y solito me quedé.

Sólo entonces recordé

Los consejos, la casita,

El amor de mi viejita

Y de alegría lloré.

 

Desde hoy en adelante, te juro madre mía

Que voy a ser muy bueno y sólo pensaré,

Llenarte de cuidados, de paz y de alegría

Pagando los desvelos que siempre te causé.

Desde hoy en adelante, te juro mi viejita

Que voy a ser un hombre dispuesto a trabajar,

Y si es que llego a hallarla, traeré una mujercita

Que con sus dulces besos, alegre nuestro hogar...!

 

Letra : Luis J. Vaccarezza y José Sassone

Música : Juan L. Marini

 

Fuente: Todo Tango

 

 

AtrásMenú Principal