ROMANCE CRIOLLO

 

 

 

La tarde va sembrando oscuridad,

La estrecha senda apenas puedo distinguir,

Rendidos han quedado de cinchar

Los viejos pingos de mis años hasta aquí.

Y todavía queda un trecho por correr

Y está la noche por caer...

Dios quiera no se vaya a encapotar

De negro el cielo, la jornada a medio andar.

 

Sigan tirando mis pingos, no me aflojen

Que ya nos falta un repecho y nada más,

Hoy necesito esos bríos más que nunca

Hasta la loma, mi vida han de llevar.

Sigan tirando, que al fin de este sendero

Habrá verdor, fresca sombra y manantial.

Que no se diga, mis viejos compañeros

Que aflojan cuando está, ya tan cerquita el final.

 

La luna desde el cielo descendió

Para esparcir en mi camino, claridad,

La loma, sus distancias acortó

Mis viejos pingos arremeten con afán.

Nueva esperanza los anima a repechar

Y hasta la cumbre han de llegar,

Pues bregan hoy briosos como ayer

Mis pobres años, empeñados en vencer.

 

Letra : José María Ruffet

Música : José Trombino

 

 

(colaboración enviada (letra) desde Villa Carlos Paz, por el amigo Héctor Pizarro. 09-2015)

 

 

AtrásMenú Principal