LA MILONGA   (II)

(tango)

 

 

Para mujer:

 

Colmado estaba el salón,

Bien vestidas las minas,

Brillante amalgama de negro y escote

Altos, muy altos los tacos.

 

Crucé con un hombre la mirada

Él estaba en la barra con amigos,

Yo me turbé, él no sé qué sintió

Pude presentir un gran amor.

 

Canoso, qué lindo que estaba

Un brillo en sus ojos, radiante su sonrisa,

Me miró, lo miré, me encantó su dulce voz,

Vino a mí y en sus brazos me envolvió.

 

Un tango dulzón comenzó

Y bailamos corazón a corazón.

Un tango dulzón comenzó

Y bailamos apretados, corazón a corazón.

 

Para varón:

 

Colmado estaba el salón,

Bien vestidas las minas,

Brillante amalgama de negro y escote

Altos, muy altos los tacos.

 

Crucé con una dama la mirada

Ella estaba en la barra con amigos,

Yo me turbé, ella no sé qué sintió

Pude vislumbrar un gran amor.

 

Canosa, qué linda que estaba

Un brillo en sus ojos, radiante su sonrisa,

Me miró, la miré, me encantó su dulce voz

Vino a mí y en mis brazos la envolví.

 

Un tango dulzón comenzó

Y bailamos corazón a corazón.

Un tango dulzón comenzó

Y bailamos apretados, corazón a corazón.

 

Letra y música : Nélida Caracciolo ,

                         Carmen Bonafont Rojano  (María Carmen Bonafont Rojano) y

                         Alfredo Montoya  (Ramón Alfredo Armando Montoya)

 

 

(colaboración enviada (letra) por su autora, la amiga Nélida Caracciolo. 06-2015)

 

AtrásMenú Principal