LA CONOCÍ EN UN BAILE

(1941)

 

 

Arrebatando al velo del olvido

El pasional recuerdo de una fiesta,

Quiero cantar, amigos de la orquesta

El tango triste que empiezan a tocar.

Una mujer se eleva a sus compases

Sobre el despojo de ilusiones rotas:

La conocí en un baile, entre las notas

Del tango triste que hoy vuelvo a escuchar.

 

¡Noche alegre que estás a la distancia!

Plenilunio, testigo de mi dicha...

Juramentos, emociones y esperanzas...

¡Todo vuelve en la fragancia

De esa música de amor!

Y me encuentran vencido y solitario

En mi noche que no tiene luz alguna...

Fue tan breve mi fortuna,

Como el cambio de una luna

Desteñida en un menguante de dolor.

 

La trajo un tango al ansia de mi abrazo,

Y cuando el alma me robó en sus giros,

Se la llevó otro tango en otro brazo

Tras la elocuencia de un nuevo bailarín...

La conocí en un baile de una noche

Me desairó en el baile de la vida,

¡Amigos míos... Qué tremenda herida

Estos compases me vienen a reabrir!

 

Letra : Francisco García Jiménez

Música : Alfredo Mazzeo

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal