LA BALADA DE ÁSTOR PIAZZOLLA

(1996)

 

 

Los inmigrantes bajan de memoria en los puertos

En Mar del Plata la pesca es buena y la sonrisa de los lobos ,

Le puso en manos del abuelo este mensaje:

Hay demasiados organillos en tus manos.

 

Flotan otras brumas de canto en la ciudad

Aliento de lunas de la mañana,

Dicen que ninguna recita la verdad

Pero hay una vieja sinceridad.

 

Para que vengan a soñar en Buenos Aires hay lugar,

Para que vengan a reír y a preparar una camada más,

Es un pedazo de marrón, es una cuña de arrabal

Es una proa de alegría y de cariño dentro de alta mar.

 

Quiso estudiar y halló banderas muy cerradas

Acostumbradas a mentir y aconsejar,

Quiso mudar y hacer un nido en la enramada

Todos los bichos del insulto a soportar.

 

Pero tú tienes la vida dura

Hasta morir te espanta el tema de tu vejez,

Había un sitio en tu dulzura para el canyengue

Todos los nichos del insulto convalecer.

 

Un peleador las está pasando

En una clínica de París,

Su bandoneón aligeró los tangos

De las rutinas de su país.

 

Su Pantaleón acompañó a Don Carlos

Por las vidrieras de Nueva York,

Con sus botones repasó los timbres

De los panteones de la razón.

 

Con otros tipos empujó los tajos

De los perfiles de la nación,

En esta oreja le gritaba Sábato

No termines de proferir.

 

La soledad te la regala el diablo

Cuando se acuerda de sonreír,

Su corazón me hace acordar los cambios

De la armonía de Tom Jobim.

 

Letra y música : Fernando María Cabrera Seijas

 

 

AtrásMenú Principal