DEJÁ QUE CANTE

(1986)

 

 

Con un regusto a tango amargo y soledad

Hoy hay un fueye que quisiera recordar,

Es un secreto que guardamos vos y yo

La identidad del que en mil notas te cantó.

 

Te estoy hablando, che ciudad, si me escuchás

De tanta música ni mi voz te acordarás,

De aquellos dedos que arrancaban el dolor

De tu alma huraña porque acaso él, eras vos.

 

Dejá que cante

Aunque no esté,

Que ande las noches otra vez.

Dejá que cante

Acompañame otra vez,

Dame un vino y que sabés

A lo mejor,

La magia puede al fin volver.

 

Hay tantas cosas que se aprender del dolor

Por eso que ahora sé cantar mejor,

Habrá otro fueye, otro piano, qué más da

El tango es tango y con su piel puedo volar.

 

Dame la mano, no me dejes aflojar

Deja que vuelque lo que siento, che ciudad,

Y te prometo con el resto de mi voz

Cantarte siempre hasta que me llame Dios.

 

Letra : Eugenia Darré  (María Eugenia Darré)

Música : Domingo Moles  (Domingo Manuel Moles)

 

Grabado por Eugenia Darré con el acompañamiento del Trío de Domingo Moles. (1986)

 

 

AtrásMenú Principal