COSAS DE LA VIDA   (II)

 

 

 

Si fuiste una hombre muy malo

Después de haberte amado tanto,

Trocaste mi cariño santo

Quizá por otro, lleno de ilusión.

Pero el tiempo será testigo

Cuando comprendas que la “ingrata”,

Que ha sido para vos, tu “ñata”

Supo quererte con todo el corazón.

 

Mas no te olvides

Que sos padre de un hijo,

A quien con regocijo

Lo cuido con locura,

Fruto de nuestro amor.

De nuestro amor sagrado

Que ya te has olvidado,

También de ese ¡Ricura!.

Tu proceder

Se hundió en mi corazón,

Matando la pasión

Que acariciaba ayer.

Pero por todo el daño

Que me hiciste, ¡Cobarde!,

Has de sufrir más tarde

Mi eterna maldición.

 

Alguna vez, cuando tu suerte

Cambie, como cambió la mía,

Sabrás todo el dolor que un día

Dejaste en mi almita de mujer.

Y entonces no hallarás siquiera

Ni el solo perdón de tu hijito,

Mi dulce amigo, ¡Pobrecito!

Que me acompaña en la vida a padecer.

 

Letra : Enrique Dizeo

Música : Abraham Zubritzki  (Abraham Zubrisky)

 

Grabado por la orquesta de Francisco Canaro cantando el estribillo Charlo. (sello Odeón N° 4503, 05-12-1928)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal