CONGOJAS   (II)

 

 

 

Canto dulce y armonioso

Que embriagó mi alma

Con su melodía.

Hoy sólo quedan despojos,

Tras la dulce calma

De mi fantasía.

 

Torpe y cruel, fue tu traición

Me engañaste como a un niño,

Yo creía en tu cariño

Y destrozaste mi única ilusión.

 

Sólo falsía fue tu amor,

Todo fingido tu candor,

Quiero ser fuerte y olvidar,

Tu mezquina ingratitud

Y mi honda sed de amar.

Tan torpe y cruel fue tu traición

Que hoy me sangra el corazón.

 

No te burles de mi pena,

Y con cruel desdén

Contempla mi quebranto.

Tú destrozas mi alma buena,

Aunque bien lo sabes

Que te quiero tanto.

 

Yo comprendo aunque es tarde,

Que no tienes corazón,

Tú me crees un cobarde

Porque no te tengo, de aquella traición.

 

Recitado:

Recordarás bien tarde

Mas cosa vana,

Y le buscas reparos

Al encontrar en tu pelo una cana,

Ya lejos de mi amparo.

Triste, mas, certera profecía

Tú también llorarás algún día.

 

Letra y música : Eduardo Bianco  (Eduardo Vicente Bianco)

 

Grabado por la orquesta Bianco – Bachicha con la voz de Juan Raggi. (03-12-1926)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal