CONFESIONES DE UN TACHERO

(2000)

 

 

Su amor me desequilibró

Quedó mi corazón latiendo en la botella,

No era tan solo sexo actividad

Fue un flor de metejón que terminó en rodada.

Y nunca supe más nada de ella

Nada hasta que hoy la vi pasar,

Iba del brazo de aquel diputado

Amigo de Susana y de Mirtha Legrand.

 

Con minifalda, zapatos de tacón

Espalda con visón y yo en mi Siam Di Tella,

Qué impotencia verla así

Sin poder intervenir,

Saqué la mano por la ventanilla

Como queriendo recordarle mi sentir,

Un custodia del quía sacó el arma

Yo puse la primera y en Suipacha me perdí.

 

Era la piba más bonita de mi barrio

Pero un día se fue al centro y la frula la mareó,

Sus veinte abriles quedaron en el barro

Junto a la viejecita que pronto se murió.

Cuatro gatos hambrientos aun guardan su retrato

Y en los zanjones se escucha en do menor,

Esa linda melodía que cantaba

La muchacha que a todos olvidó.

 

Discúlpeme si lo interné

Esto es un taxi y no un confesionario,

Pero tenía que contárselo

Para aliviar mi sensación de otario.

Hay que ver como se viene la muchacha

Encandilada por la luz del cabaret,

La quería como nunca quise a nadie

Ella dijo que me olvide, pero nunca me olvidé.

 

Letra y música : Eduardo Aníbal Makaroff  y  Daniel Oscar Mactas

 

Grabado por Daniel Mactas con el acompañamiento del quinteto de Walter Ríos. (sello Epsa Music, 2000)

 

 

AtrásMenú Principal