CHAU FLACO

 

 

 

Muchachos, déjenme que entreabra el suelo,

Que quede al viejo amigo una salvada,

Se ha muerto y lloro y llora hasta mi boca

Cantando estas inútiles palabras.

 

Muchachos, esta muerte que no cesa

Mostró nuestras carencias de fantasmas,

Llamándolo entre espíritus, perdemos

Nos pesa el cuerpo estúpido en el alma.

 

Desde hoy en los boliches sus labios serán ecos

A bordo de las tristes tacitas de café,

Y un mar de amor y vino, detrás de los espejos

Traerán las tempestades del corazón de él.

Y un piano entabacado, mistongo y candombero

Dirá: "Chau, Flaco lindo!" con penas de marfil,

Y cuando al alba giman danzando los espectros

Se sonreirá su barba colgada en el atril.

 

Muchachos, déjenme que hoy no hay más tango

Que al hueco de su voz desmantelada,

Hablar de qué, de qué? De aquellos sueños

Que fueron a la lona en la mancada.

 

Muchachos, si él no acierta ya ni erra

Vestido con un pozo, tengo ganas,

De hundirme en el terrón donde él se nubla

Y hacer frente, con él, a tanta mala...

 

Tango dedicado a la memoria del inolvidable amigo Dystor Pérez Rompani, “el Flaco Pérez”.

 

Letra : Horacio Ferrer  (Horacio Arturo Ferrer)

Música : Raúl Garello  (Raúl Miguel Garello)

 

Grabado por la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires con la voz de Esteban Riera. (sello Epsa, 2001)

 

 

(colaboración enviada (letra) por el amigo Eliot Wilson. 03-2015)

 

 

AtrásMenú Principal