TRISTE QUEJA

 

 

 

¡Ya sé que hay veces que canté

rompiendo casi el cordaje!

Es que es tan fuerte el ultraje

De aquella que adoro tanto,

Que aunque yo bien lo quisiera,

No he hallado una manera

Pa´ olvidarme de esa mala acción.

Y quiero ahogar el tormento

Que mi vida envenena,

Pero hay momentos que siento

Tan hondo el mal que me llena,

Que mi mano es una garra,

Cuando busca en la guitarra

Un consuelo pa´ mi pena.

 

Y así, sufriendo y cantando

Desgrano mi triste queja,

Y tan patente refleja,

Lo mucho que estoy pasando

Por ese amor que me deja...

Que a veces llega la vieja

Y me sorprende llorando.

Ya sé que ha sido una ingrata

Pagando así mi ternura,

Ya sé que no hay compostura

Para este mal que me mata,

Con tanta y tanta amargura,

Ya sé que es una locura

Partirme así el corazón.

 

Ya nunca más tendré calma

Y será eterna esta herida,

Por ella pierdo la vida

Y he de perder hasta el alma,

Si algún día este veneno,

Me hace olvidar que soy bueno

Y me cobro bien su desamor.

Por eso es que a veces canto

Rompiendo casi el cordaje,

Y es que es tan grande el ultraje

De aquella que quiero tanto,

Que mi mano es una garra,

Cuando busca en la guitarra

Un consuelo a mi dolor.

 

Letra : José de la Vega

Música : Agustín Bardi

 

 

(colaboración enviada (letra) desde Villa Carlos Paz, por el amigo Héctor Pizarro. 01-2014)

 

 

AtrásMenú Principal