TIEMPO SILVESTRE

(vals)

 

 

Tiene la piel de las manos curtidas

Maduras de tanto pelearle a la vida,

Tiempo silvestre, su andar de muchacha

Murmullos que rondan por toda la casa.

Guarda mi amor a su abrigo

Su piedra es mi piedra, mi amigo, su amigo,

Tierna sonrisa febril

Que pinta en sus mejillas, dos rosas de abril.

 

Por ella, el cielo se llenó de estrellas,

Por ella, en el patio siempre hay una flor,

Por ella el alma se embriagó de amores

Y vuelan gorriones por el corredor.

Su algarabía de vivir la vida

Funda la poesía de empujar los dos,

Su voz, la alegre suelta de palomas

De su corazón.

 

Manos que cuidan, traviesas

El sol de la pieza, la sal de la mesa,

Niña terrible, que cierre la puerta

Que apague las luces, que vuelve despierta.

Tiene mi amor a su abrigo

Su piedra es mi piedra, mi amigo, su amigo,

Gracias que vienen y van

Sus pasos como nunca, amigas de un vals.

 

Recitado por Alberto De Mendoza:

¡Gracias mi amor!. Por este amor de antes,

Por las repisas coquetas del comedor,

Y las flores del trinchante.

Por ese bochinche cotidiano de radio encendida,

Por ese: “No aflojés”

Y por ese nunca estar solo que te debo.

¡Gracias... amor...!

 

Letra : Juanca Tavera  (Juan Carlos Moscón)

Música : Adrián Posse  (Adrián Juan Garibotti)

 

Grabado por Luis Filipelli con el acompañamiento de la orquesta de Osvaldo Tarantino.

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal