QUE DIOS TE PERDONE

(vals)

 

 

Olvídame mi amor, yo te lo ruego,

Yo no soy quién deba darte tu castigo,

Yo no soy juez que condene tu alma impura

Yo solamente de tus hechos soy testigo.

 

Olvídame mi amor, te lo aconsejo,

Porqué insistir si ya todo es imposible,

Ya no podrás encender la misma hoguera

Que tú apagaste en forma irremisible.

 

Pero no mi amor, no, no me hagas caso

Seguí nomás por tu camino de locura,

Que si te han de juzgar no serán ya en mis brazos,

Ya murieron en mí, las fuerzas y bravuras

Ya murieron en mí, las fuerzas y bravuras.

 

Olvídame mi amor, te lo suplico

Y vete lejos, donde nadie pueda hallarte,

Y en cada templo que encuentres a tu paso

Penetra y pídele a Jesús que te acompañe.

 

Y cuando ya purgado tu martirio

Y que el Divino Maestro te perdone,

Mírale bien a su imagen, fijamente

Y Él te dirá cuál es la senda pura y noble.

 

Letra y música : Félix Blanco  (Félix Abdón Blanco)

 

Grabado por la orquesta de Alfredo De Ángelis con las voces de Juan Carlos Godoy y Lalo Martel. (sello Odeón, 17-06-1960)

 

 

(colaboración enviada (letra y grabación) desde Pescara, Italia, por el amigo Salvatore Fischetti. 10-2013)

 

 

AtrásMenú Principal