LA MENDIGA

 

 

 

Bajo la corteza de su cara descubrí

Restos de una risa que una vez fue carmesí,

Lleva la estampita entre las manos

El pelo viejo y trenzado, como un rosario gris.

 

Cómo habrá brillado en su lejano florecer,

Cuánto habrá quemado en ese fuego de mujer...

Lindas las arrugas le han bordado

Esos ojitos gastados, de la flor que fue.

 

Ríe feliz, con los fantasmas de su ayer

Como girando en un vals que nunca fue,

Ebrio de amor, su corazón

En el mar de gente indiferente del montón.

Flota en un sueño sangrando a media voz

Ecos de un tango que nadie escribió,

Vuelve a cantar en cada tren

Viejas cicatrices de un querer.

 

Cuando da la noche, piedra libre a la estación

Ladran los fantasmas de la sangre y el alcohol,

Vuelve como la brisa del bajo

Arrastrando los pedazos de su vida de cartón.

 

Ángel de los pobres, van tus alas de percal

Remendando gente con tu luz por la ciudad,

Dale poesía a la mendiga

Para que mañana siga queriendo cantar.

 

Letra y música : Javier Sánchez  (Javier Rubén Sánchez Napal)

 

Grabado por Ariel Ardit con el acompañamiento de su orquesta típica.

 

 

AtrásMenú Principal