Y NADIE PUEDE ESCUCHAR

 

 

 

 

Esta rara vocación

De bohemio y soñador,

Va envolviendo entre palabras

A mi cuerpo en su prisión...

Vivo encerrado entre letras,

Un bolígrafo, un papel,

Y cuando la hoja está en blanco

No me puedo contener.

 

Y hay mil notas dando vuelta

Con aires de bandoneón...

Un sonido que se pianta

Junto con un lagrimón;

Una frase anda rondando

Dando forma a mi canción,

Y en el “techo” tengo un tango

Con rezongos de dolor.

 

Tengo un tango algo bien reo

Pa´ cantar mi decepción,

Y un tango que anda esquivando

La llamada del amor;

Esa loca serenata

Es mi orquesta personal...

Ella toca mis ausencias

Y nadie puede escuchar.

 

Letra : Juan Carlos Martínez

Música : ---

 

 

(colaboración de su autor, el amigo Juan Carlos. 02-2010)

 

 

AtrásMenú Principal