TRISTE DESTINO    (II)

 

 

 

 

Manojo de fe, dulce manojo de amor

Que yo amasé y amasé con mi dolor.

Pequeño latir de muñeca

Graciosa cosita de carne mimosa.

Por locos caminos sin rumbo

Dos frágiles brazos me dieron el mundo.

Un mundo de luz con que alumbré mi ilusión

En las tinieblas de mi corazón.

 

Nunca más sobre la almohada

Besaré tu huella de dulce calor,

Sigue... me marcó mi estrella...

Sigue... pero sin su amor...

Pienso que en tu boca existe

La sonrisa triste que me dice adiós.

 

Te trajo hasta mí como en un giro de andar

La vida en loco rodar, de ir y venir.

Destino brutal de mi cuarto desierto

Destino de mar ya sin puerto.

Se apaga la luz del lucero

Que en noche de espanto marcó mi sendero.

Manojo de fe que me enseñara a reír

Sin su perfume no sabré vivir.

 

Letra : Cátulo Castillo  (Ovidio Cátulo González Castillo)

Música : Alfredo Malerba  (Alfredo Antonio Malerba)

 

Grabado por Libertad Lamarque con el acompañamiento de la orquesta de Alfredo Malerba. (1937)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal