TANGO DE LA COCAÍNA

 

 

 

 

Soy una flor caída,

Del vicio fatal, esclava

Por el destino vencida.

Sola en el mundo,

Nacida del pecado

Un desalmado me hizo mujer.

Fue aquel querer el yugo

Engendro del mal,

Pendiente fatal

De mi alma, verdugo.

 

Y ya al fin, caída,

Por el fango envilecida

para todos soy juguete de placer.

Y en la cocaína

Que otro mundo me ilumina,

Busco calma

Para mi alma de mujer.

Ella endulzó la hiel,

De este dolor

Que me hizo cruel.

 

¡Cocaína!

¡Sé que al fin me ha de matar!

¡Me asesina!

Pero calma mi pesar.

Si me deja

Todo es sombra en mi vivir,

Sé que al fin me ha de matar

Pero no me hace sufrir.

 

Con la ilusión perdida,

Ya nada del mundo espero

Ni ya nada me importa la vida.

Desvanecida la sombra del pasado

Y destrozado mi corazón.

Busco el mal, ansiosa

La droga encontrar,

Que al fin me ha de dar

La muerte piadosa.

 

Reina de la orgía

Su bendita tiranía,

Poco a poco

Consumiendo va mi ser.

Ella me domina

Y otro mundo me ilumina,

Cuando calma busca

Mi alma de mujer.

Ella endulzó la hiel

De este dolor

Que me hizo cruel.

 

Letra : Amichatis  (Josep Amich y Bert)

Música : Juan Viladomat  (Joan Viladomat Masanas)

 

(Era parte de una pieza teatral “”guignol en un acto”, de Amichatis, cuyo título era el mismo del tango,

estrenado en el teatro Español de Barcelona, octubre de 1926) (Ambos autores son catalanes)

 

 

AtrásMenú Principal