LLORÉ COMO UN PIBE

 

 

 

 

Perdonen muchachos, si vengo borracho

No es mi costumbre el tomar de más,

Es una amargura que tengo aquí adentro

Y de alguna forma la quiero quemar.

 

Estaba tranquilo, anoche en el corso

Con mi pibe en brazos lo hacía jugar,

Y al lado, mi vieja, que es toda una santa

Que jamás en su vida creyó en la maldad.

 

Pero anoche mismo

Sirvió de testigo

Con sus propios ojos

Al pasar, la vio.

Que con otro hombre

Que no era su hijo,

Entre besos y risas

Pasó sin mirar.

 

Letra : José Lorenzo Davico

Música : Adolfo Iglesias

 

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Jorge Valdez. (sello RCA, 07-09-1960)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada por el amigo César desde la ROU. 06-2010)

 

 

AtrásMenú Principal