LAS CAMPANAS

 

 

 

 

Las campanas que oigo, Virgen, repicar

Del triste ayer, me traen la evocación,

Y quiero junto a ti, de hinojos en tu altar

Rendirte con mi fe, mi eterna admiración.

Mucho tiempo suspirando padecí

Por alcanzar la dicha que soñé,

Y sólo tu piedad, tan dulce para mí

A mi alma le otorgó, la gracia que imploré.

 

Hoy las rosas del jardín de mi esperanza

Florecieron como nunca en mi rosal,

Bajo un tibio sol de mágica bonanza

Que ha espantado con sus luces a mi mal.

Ya no siento la nostalgia abrumadora

De la duda tan punzante que sufrí,

Dos cariños venerables tengo ahora

Mi santa  madre y al que adoro como a ti.

 

Navegando sobre el mar de la ilusión

Mi anhelo fue poder al fin llegar,

Al puerto que forjé ansiosa de pasión

Y en donde mi inquietud pudiera descansar.

Y marchando, Virgen mía, en mi bajel

Tu inspiración le dio a mi juventud,

La gloria del amor, romántico vergel

Que tierno me brindó la flor de tu virtud.

 

Letra : Juan Miguel Velich

Música : Armando Acquarone

 

Grabado por Azucena Maizani con acompañamiento de piano. (sello Odeón, 1935)

 

 

(colaboración enviada (letra y grabación) por el amigo Amado Lafuente. 09-2011)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal