LA FLOR DE MI CANTO

(canción por milonga)

 

 

 

Cuando escucho una guitarra llorar por su diapasón

Yo siento que el corazón, se me transforma en cigarra,

Y si una pena desgarra, mi garganta estremecida

Mi canto es como una herida, llena de sangre caliente,

Y la belleza doliente de una rosa florecida.

 

Porque es mi canto una flor, con sus colores brillantes

Que ilumina un sol radiante, cuando le canta al amor.

Pero en cambio, si es dolor, lo que su letra te muestra

Es como trepar la cuesta de una montaña de angustias,

Y encontrar una flor mustia, que sigue siendo una flor.

 

No hay tristeza ni hay temor y no habrá tampoco olvido

Porque cantando conmigo, hay una segunda voz,

Parece como si Dios me pidiera que cantara

Él mismo me acompañara y en sagradas melodías,

Una Su voz con la mía y así cantemos los dos.

 

Y es por eso que cantando, yo voy soltando mis cosas

Como pétalos de rosas, que el viento va deshojando,

Por la vida voy marchando con el alma en la garganta

Y ni la muerte me espanta, porque el día que me muera,

Yo tendré paz verdadera, ya que moriré cantando.

 

Letra y música : Rubén Serrano

 

Dedicada a la señora Nelly Omar en sus 100 años de vida. 10-09-2011

 

 

(colaboración enviada por su autor, el amigo Rubén Serrano. 10-09-2011)

 

 

AtrásMenú Principal