ESPERANZAS

 

 

 

 

Yo vengo de lejos, trayendo en los ojos

La pena infinita de mi corazón,

Que llora mirando sus propios despojos

Y sangra mi vida como maldición.

Mi alma que ansía caricias y besos

Se duerme en las sombras llorando su amor,

Y mientras mis labios musitan un rezo

Me muero en la noche fatal del dolor.

 

Llanto...

Que me estás quemando.

Pena...

Que me estás matando.

Dejame que viva atada al recuerdo

Del único hombre que me hizo cantar.

Pena...

Que como una daga, tajeaste mi pecho,

Deja...

De estar en acecho

Que no es el despecho quien me hace llorar.

 

No puedo olvidarlo, no puedo ni quiero

Porque él es la sangre de mi corazón,

Y aunque nunca vuelva, yo siempre lo espero

Con una caricia, con dulce emoción.

Yo vengo de lejos y no busco olvido

Prefiero mil veces, vivir y querer,

Y toda la angustia que mi alma ha sufrido

Bien vale la dicha de volverlo a ver.

 

Letra : Luis Rubistein

Música : Juan A. Félix Peña

 

Grabado por Libertad Lamarque con acompañamiento de orquesta. (sello Nº 37.384, matriz Nº 74.099, 12-04-1933)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(título y autores, colaboración del amigo Alcide Perucca. 07-2011)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal