CONFIDENCIAS    (II)

 

 

 

 

Vení, sentate frente a frente,

Que quiero verte

Quiero hablarte como hermano.

Bien sabés que siempre di la mano

Para aliviar el alma amiga de sus penas.

Ya ves, no todo es alegría,

Y por una, las angustias son docenas

En la loca algarabía de la vida,

Que muerde noche y día

Con hambre de dolor.

 

Te juro, la quise con locura,

Y es cruel que la amargura

Se ensañe conmigo.

Mil veces le di lo que no es mío,

Y todo fue bien poco

Para atarme a su cariño.

Mi pecho ya no acuna sus desvelos,

Mis labios ya no besan sus anhelos,

Mi corazón deshecho se desangra...

Decime, hermano mío

Decime: qué debo hacer.

 

Sentí, la furia de venganza,

Que me empujaba

Con su máscara de hombría.

Vos sabés que siempre, noche y día

Al mundo entero le hice frente con coraje.

Hoy no, cobarde y ya vencido,

Dolorido, voy siguiendo hasta sus pasos

Que se alejan de mi lado taconeando,

Con ritmo traicionero

Con rúbrica de adiós.

 

Letra y música : Samy Friedenthal

 

 

AtrásMenú Principal